Gotas de lluvia que inundan la ciudad. Oxígeno que me llega a través del humo del cigarro. Manos calientes, aroma a café, labios secos. Aquella melodía que no para de sonar y siento muy lejos. Mi mirada en tus ojos dormidos. Viento que golpea el cristal, y mi perro no deja de ladrar. Velas encendidas y ese olor a vainilla. Tacto suave, páginas viejas que se rompen como susurros, esos que hielan la piel. Silencios agradables, repetitivos, confusos, afligidos. Mar de estrellas, a veces fugaces, como los amores eternos. Versos inacabados en dedos inexpresivos. Las mejillas rosadas mi color favorito, como el verde, a mi lado. Y supongo que todo esto es lo que me hace ser.

Seguidores

domingo, 6 de septiembre de 2015

Pastillas para dormir



Acostumbrados a ir detrás del error, dando pasos equivocados, con esa sensación de estar huyendo en círculos, afectándonos cosas que ya sabíamos que iban a pasar. Solo hay que parar un segundo y pensar; ¿Por qué le damos tantas vueltas a las cosas? ¿Por qué nos preocupamos por algo que aún no ha ocurrido? Si el secreto para ser feliz es la mala memoria, aprender a darle tiempo al tiempo y de vez en cuando ponernos en el papel de los demás y no centrarnos en el YO, YO, YO. No quedarse con un “quiero” en la punta de la lengua y no preocuparse por lo que las personas piensen de ti. Todo es cuestión de enamorarse de uno mismo y lo que decidas hacer, asegúrate que te haga feliz. Y a los que te dicen que no eres capaz diles “mira como lo hago”. Cuando sientas que ya no puedes más, inténtalo una vez más, la suerte para triunfar en la vida se llama creer en ti. Y recuerda; a pesar de tanta mierda, siempre hay razones por las que sonreír.

No hay comentarios: