Gotas de lluvia que inundan la ciudad. Oxígeno que me llega a través del humo del cigarro. Manos calientes, aroma a café, labios secos. Aquella melodía que no para de sonar y siento muy lejos. Mi mirada en tus ojos dormidos. Viento que golpea el cristal, y mi perro no deja de ladrar. Velas encendidas y ese olor a vainilla. Tacto suave, páginas viejas que se rompen como susurros, esos que hielan la piel. Silencios agradables, repetitivos, confusos, afligidos. Mar de estrellas, a veces fugaces, como los amores eternos. Versos inacabados en dedos inexpresivos. Las mejillas rosadas mi color favorito, como el verde, a mi lado. Y supongo que todo esto es lo que me hace ser.

Seguidores

lunes, 25 de agosto de 2014

Rozaron sus miradas.


Me he dado cuenta de que en la vida lo increíble puede ser cotidiano, y lo imposible puede ser posible si lo intentas. Que si quieres algo, tienes que ir a por ello sin pensar “es demasiado tarde”, nunca es demasiado tarde. Sé que actualmente hay escasez de finales felices y que al mundo le sobran las indirectas y le faltan más "me la juego y te lo digo a la cara". Que no hay prisa, que las cosas difíciles cuesta conseguirlas y las imposibles sólo cuestan un poco más.




1 comentario:

sophdream dijo...

Sobran las indirectas y la ironía, acabo de descubrir tu blog y ya te sigo, espero puedas pasarte por el mío, para leernos, un abrazo.
Phiadreaming.blogspot.com