Gotas de lluvia que inundan la ciudad. Oxígeno que me llega a través del humo del cigarro. Manos calientes, aroma a café, labios secos. Aquella melodía que no para de sonar y siento muy lejos. Mi mirada en tus ojos dormidos. Viento que golpea el cristal, y mi perro no deja de ladrar. Velas encendidas y ese olor a vainilla. Tacto suave, páginas viejas que se rompen como susurros, esos que hielan la piel. Silencios agradables, repetitivos, confusos, afligidos. Mar de estrellas, a veces fugaces, como los amores eternos. Versos inacabados en dedos inexpresivos. Las mejillas rosadas mi color favorito, como el verde, a mi lado. Y supongo que todo esto es lo que me hace ser.

Seguidores

lunes, 27 de enero de 2014

Por todos aquellos que se han ido, pero están.


No me creo que hayas desaparecido ¿Sabes? Yo te siento aquí, puedo sentir que estás, puedo volver a verte si cierro los ojos muy fuerte. No dejo de ver aquellas fotos una y otra vez, yo solo quiero que sepas que te juro que te echo tanto de menos que cuando veo una foto tuya… Te echo tanto de menos que esta vida es una locura. Te echo tanto de menos que todo me recuerda a ti. Te echo tanto de menos… Le pido al cielo que te haga muy feliz, que ya nunca vas a sufrir, eso es así. Yo te juro que desde aquí voy a sonreír por ti, por mi, y recuerda. Te echo de menos. 

No hay comentarios: