Gotas de lluvia que inundan la ciudad. Oxígeno que me llega a través del humo del cigarro. Manos calientes, aroma a café, labios secos. Aquella melodía que no para de sonar y siento muy lejos. Mi mirada en tus ojos dormidos. Viento que golpea el cristal, y mi perro no deja de ladrar. Velas encendidas y ese olor a vainilla. Tacto suave, páginas viejas que se rompen como susurros, esos que hielan la piel. Silencios agradables, repetitivos, confusos, afligidos. Mar de estrellas, a veces fugaces, como los amores eternos. Versos inacabados en dedos inexpresivos. Las mejillas rosadas mi color favorito, como el verde, a mi lado. Y supongo que todo esto es lo que me hace ser.

Seguidores

viernes, 9 de agosto de 2013

Los príncipes no existen... Son los padres.


No soy princesa ni quiero un cuento donde todo sea perfecto, quiero un hombre que me quiera y ser felices, pero no comer perdices, que me coma a mi. Estoy cansada de sapos que fingen ser príncipes, de príncipes que se tiñen de azul. Estoy cansada de eso, yo quiero a alguien de verdad.

2 comentarios:

Claudiettha J.V. dijo...

Yo también. Es muy bonito.

Nenna Unocuatro dijo...

Muy bonita la reflexión, es preciosa. Como digo yo "Un hombre que no me cuente cuentos a mi y se los guarde para contárselo a nuestro hijo antes de irse a la cama" :) Un graan saludo! :D