Gotas de lluvia que inundan la ciudad. Oxígeno que me llega a través del humo del cigarro. Manos calientes, aroma a café, labios secos. Aquella melodía que no para de sonar y siento muy lejos. Mi mirada en tus ojos dormidos. Viento que golpea el cristal, y mi perro no deja de ladrar. Velas encendidas y ese olor a vainilla. Tacto suave, páginas viejas que se rompen como susurros, esos que hielan la piel. Silencios agradables, repetitivos, confusos, afligidos. Mar de estrellas, a veces fugaces, como los amores eternos. Versos inacabados en dedos inexpresivos. Las mejillas rosadas mi color favorito, como el verde, a mi lado. Y supongo que todo esto es lo que me hace ser.

Seguidores

sábado, 6 de julio de 2013

Mas no lo maté con armas, le di una muerte peor; lo besé tan dulcemente que le partí el corazón.

Te miro y no comprendo como no puede ser. Me niego a aceptarte como imposible y me duele que tus manos no estén enlazadas con las mías, que no estés a un centímetro de mi piel, que no pueda sentir tu corazón agitado. Te siento tan lejos cuando estas tan cerca... Dicen que hay mil formas de tirarlo todo por la borda, tú y yo, tan idiotas, comprobando casi todas. Yo ya he aprendido que si tu  estas a mi lado no tengo fortuna, pero soy afortunada, no necesito nada más. Quiero que desaparezca la palabra imposible . Quiero convertir los puntos en comas, que me comas y punto.

1 comentario:

Claudiettha J.V. dijo...

Son hermosas tus palabras, cada una de ellas...
Un beso