Gotas de lluvia que inundan la ciudad. Oxígeno que me llega a través del humo del cigarro. Manos calientes, aroma a café, labios secos. Aquella melodía que no para de sonar y siento muy lejos. Mi mirada en tus ojos dormidos. Viento que golpea el cristal, y mi perro no deja de ladrar. Velas encendidas y ese olor a vainilla. Tacto suave, páginas viejas que se rompen como susurros, esos que hielan la piel. Silencios agradables, repetitivos, confusos, afligidos. Mar de estrellas, a veces fugaces, como los amores eternos. Versos inacabados en dedos inexpresivos. Las mejillas rosadas mi color favorito, como el verde, a mi lado. Y supongo que todo esto es lo que me hace ser.

Seguidores

miércoles, 23 de enero de 2013

Habia una vez, hace un par de errores atrás...


Pienso, pienso que cuando todo está acabado, simplemente vuelve y fantaseas, ¿sabes? Es como un caleidoscopio de recuerdos, todo simplemente vuelve.
Pero nunca lo hace.
Pienso que parte de mi supo el segundo que lo vi, que esto sucedería. En realidad, no es nada de lo que dijo, ni nada de lo que hizo. Fue el sentimiento que vino con él. Y loco de esto es.
No sé cuando me voy a sentir así de nuevo, pero no sé si debería.
Sabia que su mundo se movía demasiado rápido y se quema demasiado brillante. Pero yo solo pensé, ¿Como puede el diablo estar delante tuyo como alguien que luce? Tanto como un ángel cuando te sonrie.
Quizás él sabia eso cuando me vio. Supongo que perdí mi equilibrio. Pienso que la peor parte de todo no fue perderlo a él
sino perderme a mi



No hay comentarios: