Gotas de lluvia que inundan la ciudad. Oxígeno que me llega a través del humo del cigarro. Manos calientes, aroma a café, labios secos. Aquella melodía que no para de sonar y siento muy lejos. Mi mirada en tus ojos dormidos. Viento que golpea el cristal, y mi perro no deja de ladrar. Velas encendidas y ese olor a vainilla. Tacto suave, páginas viejas que se rompen como susurros, esos que hielan la piel. Silencios agradables, repetitivos, confusos, afligidos. Mar de estrellas, a veces fugaces, como los amores eternos. Versos inacabados en dedos inexpresivos. Las mejillas rosadas mi color favorito, como el verde, a mi lado. Y supongo que todo esto es lo que me hace ser.

Seguidores

sábado, 1 de diciembre de 2012

Necesito un despertador que me levante a besos.




Tú, tan difícil de creer, no eres el mismo de ayer, o quizás algo cambió en mí. Yo, en la vida imaginé, leerme tus mensajes antes de dormir. Es desgastante mantener, la mirada y esconder el secreto que hay en mí. Que difícil situación, te me has vuelto mi mas gran obsesión. Es complicado, estar a tu lado y fingir que tengo control de mí. Es complicado, arriesgado, porque me puedes destruir si no sientes lo mismo. A dónde vas yo quiero ir. Y solo pienso en ti. Que difícil situación, mi mundo gira a tu alrededor. Es difícil esconder lo que siento. A veces te dejo ir, y al corazón le miento. Otras quisiera decir, que quiero estar junto a ti.

No hay comentarios: