Gotas de lluvia que inundan la ciudad. Oxígeno que me llega a través del humo del cigarro. Manos calientes, aroma a café, labios secos. Aquella melodía que no para de sonar y siento muy lejos. Mi mirada en tus ojos dormidos. Viento que golpea el cristal, y mi perro no deja de ladrar. Velas encendidas y ese olor a vainilla. Tacto suave, páginas viejas que se rompen como susurros, esos que hielan la piel. Silencios agradables, repetitivos, confusos, afligidos. Mar de estrellas, a veces fugaces, como los amores eternos. Versos inacabados en dedos inexpresivos. Las mejillas rosadas mi color favorito, como el verde, a mi lado. Y supongo que todo esto es lo que me hace ser.

Seguidores

sábado, 8 de octubre de 2011

Querido Jonh:

Querido Jonh:
Dos semanas juntos, han sido suficientes. En dos semanas me he enamorado de ti. Ahora nos espera un año separados, pero ¿qué es un año separados después de estas dos semanas juntos?. Me hiciste una promesa, una promesa que sé que cumplirás, solo te pido otra promesa más durante el tiempo que estemos separados. Cuéntame todo, escribelo todo Jonh, toma notas en un cuadernillo, pasalo al ordenador y enviamelo por e-mail, me da igual, pero quiero saberlo todo, así estaremos siempre juntos, aunque nunca estemos realmente juntos. Antes de que nos demos cuenta.
Nos vemos pronto.


Querida Sabana:
Lo prometí, prometí que nos veriamos muy pronto, prometí escribirte en todo momento, prometí contarte todo, sé paciente conmigo, estas cartas pueden tardar en llegarte. 
Nos han destacado para una misión. El problema es que no podemos usar el correo local, y aqui no hay conexion a internet, por eso tengo que enviarlo todo por correo aéreo. Por desgracia no puedo decirte donde estoy, todo lo que puedo contarte es que el lugar donde nos han enviado me recuerda mucho a América, la ausencia de todo lo que pudiera parecerse a un océano hace que eche de menos todo. Todo a mi alrededor me lleva a echarte de menos, nos trasladamos con frecuencia, por eso las cartas suelen llegar tan desordenadas podríamos numerarlas de aqui en adelante para saber en que orden han sido escritas, pero cuando por fin llegan, es un gran día, cuando no, no lo es. Pero sé que seguirán llegando, lo sé.

No hay comentarios: