Gotas de lluvia que inundan la ciudad. Oxígeno que me llega a través del humo del cigarro. Manos calientes, aroma a café, labios secos. Aquella melodía que no para de sonar y siento muy lejos. Mi mirada en tus ojos dormidos. Viento que golpea el cristal, y mi perro no deja de ladrar. Velas encendidas y ese olor a vainilla. Tacto suave, páginas viejas que se rompen como susurros, esos que hielan la piel. Silencios agradables, repetitivos, confusos, afligidos. Mar de estrellas, a veces fugaces, como los amores eternos. Versos inacabados en dedos inexpresivos. Las mejillas rosadas mi color favorito, como el verde, a mi lado. Y supongo que todo esto es lo que me hace ser.

Seguidores

sábado, 17 de mayo de 2014

Yo no le tengo miedo a nada, pero todavía no me explico por qué tiemblo cada vez que te veo.


Quédate, dice él. Ella sale al balcón y mira la ciudad. Él mira su espalda. Ella vuelve la cara y dice: gracias, pero ya vas a despertar.

No hay comentarios: