Gotas de lluvia que inundan la ciudad. Oxígeno que me llega a través del humo del cigarro. Manos calientes, aroma a café, labios secos. Aquella melodía que no para de sonar y siento muy lejos. Mi mirada en tus ojos dormidos. Viento que golpea el cristal, y mi perro no deja de ladrar. Velas encendidas y ese olor a vainilla. Tacto suave, páginas viejas que se rompen como susurros, esos que hielan la piel. Silencios agradables, repetitivos, confusos, afligidos. Mar de estrellas, a veces fugaces, como los amores eternos. Versos inacabados en dedos inexpresivos. Las mejillas rosadas mi color favorito, como el verde, a mi lado. Y supongo que todo esto es lo que me hace ser.

Seguidores

viernes, 16 de agosto de 2013

El amor es algo que uno no puede sacarse del corazón.


Hay que saber elegir bien a la persona por quien quieres complicarte la vida. Alguien por quien merezca la pena rayarte a niveles infinitos, echarle de menos a morir cuando no está a tu lado, fastidiarte por tenerle todo el día en tu cabeza, morirte de rabia porque cada canción que escuchas y cada película que ves hacen que te sientas identificada,  imaginarte todo un mundo con el antes de irte a dormir y admitir que te despiertas todos los días y lo primero que quieres ver es un mensaje suyo con los buenos días. Hablo de amor, hablo de querer y de nunca olvidarse, de prometer cosas imposibles, de fundir sentimientos, soñar despiertos y encontrarse con la mirada. De echarse de menos y quererse de más, de sentir reacciones químicas recorriendo toda tu anatomía, de corazones latiendo a contra corriente y de no sacar su imagen de tu cabeza. Dicen que pensar mucho en alguien es perjudicial para la salud, así que yo debo de estar grave, y por las noches debo rozar el estado crítico. ¿Sabes que me quitas horas de sueño y yo adoro dormir? Deberíamos jugar con las mismas cartas, así que te deseo un insomnio lleno de recuerdos míos. Y es que quiero ser tu talón de Aquiles, tu perdición, aquello que más desees, esa tentación imposible de aguantar y tu imán. Quiero que mañana me quieras más que hoy,  que todos tus “te quiero” sean solo para mí , que no irás por delante o detrás de mí, sino a mi lado, que seré la dueña de tus labios y que cada vez que me caiga tú estarás ahí para levantarme. Quiero convertirme en todo lo que un día quisiste y si eres inteligente, no dejarás escapar. Sé que no soy la tía ideal para cualquier hombre, pero ahí radica exactamente lo que no quiero, a cualquier hombre. ¿No crees que la vida es demasiado corta para estar enamorándose de lo común?




2 comentarios:

Nenna Unocuatro dijo...

Es preeeeeecioso, "Sé que no soy la tía ideal para cualquier hombre, pero ahí radica exactamente lo que no quiero, a cualquier hombre" Que razón, pienso igual. Es precioso el texto entero en sí, el amor es lo más bonito que puede sentir cualquier ser humano aunque a veces duela. Y yo me enamoré perdidamente de este texto :)
¡Un graan saludo!

MG dijo...

Acabo de llegar a tu blog y no sé qué me ha gustado más si la foto de cabecera o cómo escribes, jaja. Estoy empezando a usar el blog así que está un poco vacío pero poco a poco iré colgando más cosas que tengo escritas, si quieres pasarte te lo agradezco :)
te sigo!! un beso!