Gotas de lluvia que inundan la ciudad. Oxígeno que me llega a través del humo del cigarro. Manos calientes, aroma a café, labios secos. Aquella melodía que no para de sonar y siento muy lejos. Mi mirada en tus ojos dormidos. Viento que golpea el cristal, y mi perro no deja de ladrar. Velas encendidas y ese olor a vainilla. Tacto suave, páginas viejas que se rompen como susurros, esos que hielan la piel. Silencios agradables, repetitivos, confusos, afligidos. Mar de estrellas, a veces fugaces, como los amores eternos. Versos inacabados en dedos inexpresivos. Las mejillas rosadas mi color favorito, como el verde, a mi lado. Y supongo que todo esto es lo que me hace ser.

Seguidores

miércoles, 29 de mayo de 2013

Antes de que echemos las maletas a la calle y bajemos el telón.


Me perdí buscando ese lugar, todo por tratar de demostrar. Y tomé una vuelta equivocada. Me quedé sin movimiento sin saber por dónde regresar. Llena de remordimiento. Dejándote detrás, fingir ser alguien más. Pero llorar no sirve de nada ahora. Mi voluntad es cambiar, pero yo sola no puedo y no sé como reparar… Quisiera ser más fuerte pero se ve que ahora soy yo la de la mala suerte. 

1 comentario:

Claudiettha J.V. dijo...

Me parece preciosa la entrada y tu manera de pensar y de expresarte