Gotas de lluvia que inundan la ciudad. Oxígeno que me llega a través del humo del cigarro. Manos calientes, aroma a café, labios secos. Aquella melodía que no para de sonar y siento muy lejos. Mi mirada en tus ojos dormidos. Viento que golpea el cristal, y mi perro no deja de ladrar. Velas encendidas y ese olor a vainilla. Tacto suave, páginas viejas que se rompen como susurros, esos que hielan la piel. Silencios agradables, repetitivos, confusos, afligidos. Mar de estrellas, a veces fugaces, como los amores eternos. Versos inacabados en dedos inexpresivos. Las mejillas rosadas mi color favorito, como el verde, a mi lado. Y supongo que todo esto es lo que me hace ser.

Seguidores

viernes, 5 de octubre de 2012

Tiempo al tiempo.


Quererte fue una estupidez total, un paso mas allá del bien y el mal, una tormenta de dolor, una historia de terror, un sueño rosa que hoy es gris, palabras sin valor...
Sé que fui, ingenua y me sentí colgando mariposas en el cielo y hoy estoy temblando al ras del suelo, fui ingenua y te volví, mi aire y hoy la vida es un desierto por amarte a corazón abierto.
Intentaré reconstruir mi paz, quemar tus recuerdos y no mirar atrás. Te di mi oxigeno y mi voz, hice un mundo para dos, hiciste que creyera en ti y después dijiste adiós. 

No hay comentarios: